La muerte de un ser querido es una circunstancia difícil y dolorosa para las familias. Al duelo se suele añadir otra preocupación: la herencia.

El reparto de los bienes puede ser un trámite sencillo o convertirse en una auténtica pesadilla. Si algún familiar no está de acuerdo con el reparto de los bienes, la cuestión de la herencia puede terminar en los tribunales.

Nos podemos encontrar en dos situaciones:

  • Herencia con testamento:

El fallecido establece por escrito el reparto de sus bienes, o nombrará a  alguien para que lo haga, no pudiendo perjudicar a los herederos forzosos (cónyuge, hijos o padres), que siempre recibirán una parte de los bienes.

Los herederos forzosos recibirán la legítima (dos terceras partes de la herencia), que deberán repartirse de forma igualitaria. Y el resto de la herencia es de libre disposición pudiendo otorgarse a quien se desee, sea familiar o no.

  • Herencia sin testamento:

Cuando no existe testamento, los hijos mayores de edad se repartirán los bienes como deseen; y si no llegan a un acuerdo, será un juez quien se encargará de dividir la herencia.

Para evitar futuros conflictos familiares es recomendable formalizar testamento,  realizando el reparto en los bienes en vida, y siempre asesorado por un profesional en la materia.

 

Si necesitas más información para proteger tus intereses no dudes en consultarnos. Escríbenos a hola@mara-abogados.es, o llama para pedir una cita al 960 62 77 79.

mara-abogados

Suscríbase a nuestra newsletter!

Nuestra newsletter nos servirá para ofrecerle toda la actualidad en las áreas que Mara Abogados trabaja.

El registro se ha completado! Muchas gracias!